Toxoplasmosis, Gatos y Embarazo

Toxoplasma gondii es un coccidio, parásito intracelular obligado, que infecta prácticamente a todas las especies de sangre caliente incluidas las personas.

La toxoplasmosis en gatos es una enfermedad poco frecuente. Dado que el gato es el único animal que puede eliminar en las heces las formas infectivas del parásito, es frecuente que los médicos y ginecólogos adviertan a las mujeres embarazadas sobre el potencial peligro del contacto con gatos

Existen numerosas evidencias científicas que demuestran que el contagio de T. gondii a los seres humanos por contacto con las heces de un gato es poco probable y que la mayoría de las infecciones sucede por ingestión de alimentos inadecuadamente preparados. Por tanto, no se puede asumir que siempre que una persona se infecta con T. gondii, el origen de la infección ha sido por contacto con un gato

Las heces de gatos recién eliminadas no suponen un riesgo real de contagio, ya que contienen ooquistes aún no esporulados que no son infecciosos. Para ser infecciosos, los ooquistes deben esporular, lo cual sucede entre las 24 horas y los 5 días tras la deposición de las heces. Además, estos ooquistes se eliminan durante tan sólo una a tres semanas; por tanto, a partir de este momento, no supone un riesgo para las personas

Las vías de infección de los gatos son las siguientes:

  • Ingiriendo carnes y tejidos infectados con quistes provenientes de carnes poco cocinadas o de presas cazadas en su hábitat.
  • Bebiendo aguas no controladas (agua de macetas, ríos…) contaminadas.
  • Durante la gestación, por diseminación transplacentaria en madres seronegativas.
  • Durante la lactación.
  • Mediante una transfusión de sangre proveniente de un gato con infección activa.

En mujeres embarazadas no expuestas previamente a T. gondii (seronegativas) la infección puede provocar abortos, muertes neonatales, importantes malformaciones congénitas y secuelas neurológicas graves en el feto.

En cambio, si la mujer embarazada ha sido infectada previamente a la gestación (y por lo tanto presenta anticuerpos frente a T. gondii), nunca se producirá el contagio al feto ya que estará protegida contra nuevas reinfecciones.

Las personas se pueden infectar de las siguientes maneras:

  • Comiendo carne poco cocinada o cruda.
  • Manipulando carne cruda sin guantes.
  • Ingiriendo leche cruda de cabra.
  • Comiendo verduras frescas contaminadas no lavadas adecuadamente.
  • Jardines y patios de juegos para niños con arenas contaminadas (el contagio requiere que se metan las manos en la boca sin lavar).
  • Bebiendo agua contaminada con ooquistes esporulados.
  • Ingiriendo directamente restos de heces de gatos infectados por Toxoplasma gondii que se encuentren en fase de eliminación de ooquistes y habiendo transcurrido a menos 24 horas después de la deposición.
  • La infección no se produce tocando o acariciando al gato. Los veterinarios que está en en contacto físico frecuente con los gatos no presentan una mayor seroprevalencia que personas con otras prefesiones.

Medidas que se deben tomar para evitar el contagio:

  • Comer siempre carne cocinada a altas temperaturas durante 10 minutos, o congelas las carnes a -20ºC durante dos días si se van a consumir poco hechas.
  • Lavar adecuadamente las verduras.
  • Beber sólo agua potable.
  • Guantes para manipular carnes y durante labores de jardinería.
  • Las bandejas de arena de los gatos deben limpiarse diariamente con una paleta. Para desinfectar la bandeja el mejor método es el agua hirviendo o el vapor a presión, pues los ooquistes esporulados son resistentes a muchos desinfectantes.

Las evidencias científicas disponibles en la actualidad demuestran que el contagio de toxoplasmosis de gatos a personas, incluidas mujeres gestantes, es altamente improbable siguiendo unas normas básicas de higiene. Por tanto se considera completamente injustificado el abandono o rechazo de los gatos en caso de un embarazo en la familia, aunque éste sea el consejo de algunos médicos.

*Texto extraído del artículo de Gemfe AVEPA toxoplasmosis, gatos y embarazo.

Esta entrada fue publicada en Mascotas, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *