DEGENERACIÓN VALVULAR MIXOMATOSA

La enfermedad valvular primaria adquirida en perros y gatos generalmente es degenerativa. De forma menos frecuente puede ser infecciosa.

La degeneración mixomatosa de la válvula mitral es la enfermedad cardíaca más común en el perro, pudiendo dar lugar a un progresivo aumento cardíaco y, en algunos casos, insuficiencia cardíaca congestiva (ICC).

Las consecuencias clínicas de enfermedad degenerativa valvular se observan, sobre todo, en perros viejos y de raza pequeñas

PREVALENCIA:

  • Se detecta en aproximadamente el 30% de los perros sobre los 13 años o más.
  • Puede afectar a cualquier raza de perro pero se observa más a menudo en razas pequeñas. Caniche miniatura, Pomerania, Yorkshire Terrier, Chihuahuas y otros perros pequeños.
  • La prevalencia en la raza Cavalier King Charles es elevada y su clínica se presenta a edades tempranas.
  • Se da más en machos que en hembras.
  • La enfermedad valvular degenerativa es rara en gatos y, cuando ocurre, pocas veces tiene consecuencias clínicas.

HISTORIA CLÍNICA:

  • En la mayoría de los perros afectados la Degeneración valvular mitral (DM) no causa signos clínicos, detectándose cuando se ausculta un soplo en una visita de control rutinaria.
  • El primer síntoma que el dueño detecta suele ser la tos. Cuando es seca y áspera normalmente es debida a compresión bronquial.
  • La tos asociada a edema pulmonar suele ser húmeda y productiva (espectoraciones de espuma) y se asocia a otros signos como intolerancia al ejercicio y taquipnea.
  • Síncopes: suceden cuando el aumento cardíaco predispone a arritmias. También pueden ser debido a esfuerzos o excitación.

ESTADÍOS DE LA INSUFICIENCIA CARDÍACA SEGÚN LA CLASIFICACIÓN DEL ACVIM

FASEDESCRIPCIÓN DE LA FASE Y SUBFASES
FASE APaciente con riesgo de padecer una cardiopatía. Sin soplo.
FASE BPaciente con una enfermedad estructural cardíaca que nunca
ha dado sintomatología. Presencia de soplo.
B1Cambios hemodinámicos insignificantes.
No hay alteraciones en radiografía ni ecografía.
Normotensos. Analíticas sanguíneas normales.
B2Cambios hemodinámicos que producen remodelación cardíaca.
Aumento del tamaño cardíaco. Son normotensos.
FASE CPacientes que presentan o han presentado signos de ICC.
Se incluyen los pacientes con sintomatología clínica,
ya sea en el momento de la exploración o anteriormente
y que ahora están compensados y asintomáticos por la
respuesta a la terapia.
– En fase aguda: cuando requieren de tratamiento hospitalario.
– En fase crónica: la terapia se dispensa en el domicilio
FASE DPacientes con respuesta refractaria al tratamiento convencional.
Las terapias convencionales no resuelven los signos severos de
fallo cardíaco. Deben intentarse otras medidas terapéuticas
para mantener al paciente con una mínima calidad de vida.
– En fase aguda: cuando requieren de tratamiento hospitalario.
– En fase crónica: la terapia se dispensa en el domicilio.

TRATAMIENTO:

  • Dependerá de la severidad del caso
  • Se basa en el control y estabilización de los cambios hemodinámicos y neurohormonales producidos.
  • Puede ser necesario el uso de IECAs, diuréticos, antiarrítmicos, inotropos positivos, vasodilatadores, dietas bajas en sal…

No podemos evitar la degeneración valvular pero si diagnosticarla cuanto antes mediante chequeos, consiguiendo así instaurar un tratamiento que haga que evolucione más despacio. De ésta manera mejoraremos la calidad y la esperanza de vida de nuestra mascota.

*Extraído de: ACVIM Consensus Statement. Guidelines for the Diagnosis and Treatment of Canine Chronic Valvular Heart Disease. C.Atkins, S. Ettinger, P. Fox, S. Gordon, J. Haggstrom, R. Hamlin, B. Keene, V. Luis Fuentes, R. Stepien. J.Vet Intern Med 2009; 2003: 1142-1150.

*Manual de Cardiología Canina y Felina. LArry P. Tilley; Francis W.K. Smith, Jr. Mark A. Oyama, Meg M. Sleeper.

*Fuente fotografía: : 4.bp.blogspot.com/- y3NwZBnKz9Q/T5ba8dclynI/AAAAAAAAACY/5JhrFGfPiDw/s1600/anatomy.jpg

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Dirofilariosis Cardiopulmonar Canina

La dirofilariosis cardiopulmonar canina es una enfermedad de carácter grave producida por el nematodo Dirofilaria immitis que, en su forma adulta, se localiza principalmente en las arterias pulmonares y en el ventrículo derecho, produciendo un proceso conocido como enfermedad del gusano del corazón.


Tiene una distribución mundial. Se localiza en zonas con elevada temperatura y humedad, condiciones ambientales que favorecen el desarrollo de abundantes poblaciones de mosquitos. Se encuentra extendida en las Islas Canarias (sobretodo en Tenerife y Gran Canaria) y por toda Europa, especialmente en el área mediterránea.

Dirofilaria immitis es un parásito alargado blanquecino y de tamaño medio a grande. Los machos miden 12-20 cm y las hembras 15-30 cm de longitud.

Ciclo biológico:

Enfermedad de ciclo indirecto por transmisión vectorial. Las larvas deben superar un proceso de maduración en el hospedador intermedio (mosquito, principalmente culícidos) previo al desarrollo de la filaria adulta en el hospedador definitivo (el perro).

El mosquito se infecta cuando toma sangre de un perro con microfilarias circulantes. Una vez ingeridas, las microfilarias se desarrollan en el interior del mosquito hasta su estado infectivo L3. Este proceso depende de la temperatura ambiental (A 27ºc tarda unos 10-14 días).

Una vez el mosquito deposita  las L3 en el hospedador definitivo, van a pasar por varias fases larvarias hasta alcanzar las arterias pulmonares aproximadamente a los 3 mesas. Alcanzan la madurez sexual a los 4-5 meses, y, a partir de los 7 meses de la infección, se ven las primeras microfilarias en sangre.

Las filarias adultas pueden vivir unos 5-7 años, y las microfilarias pueden sobrevivir hasta 2 años en el torrente circulatorio.

Transmisión transplacentaria:

Las microfilarias pueden pasar de la madre al feto, pudiéndose detectar microfilarias circulantes en los cachorros. Éstas no pueden transformarse en adultos hasta que sean ingeridas por un mosquito, pasen a su forma infectiva L3 y contagie a otros animales.

Todas las razas caninas tienen la misma susceptibilidad de ser contagiadas por D. immitis, aunque algunas son más propensas que otras debido a hábitos propios de la raza como, por ejemplo, la exposición continua de los perros de caza a los mosquitos.

¿Qué es la Wolbachia?

Es una bacteria gran negativa que pertenece al orden Rickettsiales que se encuentra en todos los estadíos del ciclo de vida del parásito.Desempeña un papel importante en la patogénesis y respuesta inmune a la infección por dirofilariosis. Las bacterias son liberadas tras la muerte de los parásitos estimulando una respuesta inflamatoria en el organismo del hospedador responsable del cuadro clínico que presenta la enfermedad (aumento de citoquinas inflamatorias, aumento de neutrófilos e incremento de inmunoglobulinas).

Síntomas:

  • Tos
  • Disnea y taquipnea
  • Intolerancia al ejercicio
  • Síncope
  • Hemoptisis o epistaxis
  • Ascitis

Diagnóstico:

El diagnóstico de la filariosis cardioplumonar canina se basa en la detección serológica de antígenos circulantes del parásito adulto y en la identificación de microfilarias circulantes.

Las técnicas complementarias para el diagnóstico permiten establecer la gravedad de la infección. El examen radiográfico del tórax proporciona información sobre la localización y gravedad de las alteraciones vasculares y del parénquima pulmonar. El examen ecocardiográfico permite evaluar las cámaras cardíacas, si existe hipertensión pulmonar… Análisis de sangre: alteraciones hematológicas (anemia, perfil de coagulación). Bioquímicas.

¿Cuál es el tratamiento?

Antes de comenzar con el tratamiento es necesario establecer la gravedad del paciente en función de la sintomatología y los resultados de las pruebas diagnósticas.

Forma de la enfermedad Signos clínicos
Clase I: AsintomáticoNinguno
Clase II: LeveTos
Clase III: Moderado, sintomáticaTos, intolerancia al ejercicio y
sonidos pulmonares anormales
Clase IV: Síndrome de la vena
Cava Severo
Mismos signos enfermedad moderada.
Además: dificultad respiratoria,
aumento del tamaño del hígado,
pérdida de la consciencia,
líquido libre en abdomen,
sonidos cardíacos anormales
En ocasiones, la muerte del animal
  • Antes de eliminar los parásitos adultos se debe  eliminar la bacteria Wolbachia mediante el uso de doxiciclina durante 4 semanas.
  • Simultaneamente comenzar con tratamiento para eliminar las larvas que pudieran ser inoculadas recientemente en el paciente mediante el uso de lactomas macrocíclicas (no se recomienda usar milbemicina) a dosis preventivas durante 2-3 meses.
  • Una vez realizados estos tratamientos, se procede al tratamiento adulticida mediante inyección intramuscular profunda de melasormina, según la pauta establecida por el veterinario.
  • Restricción de ejercicio, especialmente durante las 4 semanas posteriores al tratamiento con melasormina (tromboembolismos).
  • Test de antígenos a los 6 meses de terminar el tratamiento.

¿Cómo puedo prevenirla?

  • El tratamiento profiláctico de elección se basa en la administración de lactonas macrocíclicas (ivermectina, milbemicina, moxidectina, selamectina) por vía oral o spot on mensualmente.
  • Se debe iniciar cuanto antes, nunca más tarde de los 2 meses de edad.
  • También moxidectina inyectable.

*Bibliografía: Extraído del libro Dirofliariosis Pautas de Manejo Clínico (J. Alberto Montoya Alonso y Elena Carretón Gómez.

*American Heartworm Society (2014). Guidelines for the Diagnosis, Prevention and Management of Heartworm (Dirofilaria Immitis) Infection in Dogs (2014).

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Toxoplasmosis, Gatos y Embarazo

Toxoplasma gondii es un coccidio, parásito intracelular obligado, que infecta prácticamente a todas las especies de sangre caliente incluidas las personas.

La toxoplasmosis en gatos es una enfermedad poco frecuente. Dado que el gato es el único animal que puede eliminar en las heces las formas infectivas del parásito, es frecuente que los médicos y ginecólogos adviertan a las mujeres embarazadas sobre el potencial peligro del contacto con gatos

Existen numerosas evidencias científicas que demuestran que el contagio de T. gondii a los seres humanos por contacto con las heces de un gato es poco probable y que la mayoría de las infecciones sucede por ingestión de alimentos inadecuadamente preparados. Por tanto, no se puede asumir que siempre que una persona se infecta con T. gondii, el origen de la infección ha sido por contacto con un gato

Las heces de gatos recién eliminadas no suponen un riesgo real de contagio, ya que contienen ooquistes aún no esporulados que no son infecciosos. Para ser infecciosos, los ooquistes deben esporular, lo cual sucede entre las 24 horas y los 5 días tras la deposición de las heces. Además, estos ooquistes se eliminan durante tan sólo una a tres semanas; por tanto, a partir de este momento, no supone un riesgo para las personas

Las vías de infección de los gatos son las siguientes:

  • Ingiriendo carnes y tejidos infectados con quistes provenientes de carnes poco cocinadas o de presas cazadas en su hábitat.
  • Bebiendo aguas no controladas (agua de macetas, ríos…) contaminadas.
  • Durante la gestación, por diseminación transplacentaria en madres seronegativas.
  • Durante la lactación.
  • Mediante una transfusión de sangre proveniente de un gato con infección activa.

En mujeres embarazadas no expuestas previamente a T. gondii (seronegativas) la infección puede provocar abortos, muertes neonatales, importantes malformaciones congénitas y secuelas neurológicas graves en el feto.

En cambio, si la mujer embarazada ha sido infectada previamente a la gestación (y por lo tanto presenta anticuerpos frente a T. gondii), nunca se producirá el contagio al feto ya que estará protegida contra nuevas reinfecciones.

Las personas se pueden infectar de las siguientes maneras:

  • Comiendo carne poco cocinada o cruda.
  • Manipulando carne cruda sin guantes.
  • Ingiriendo leche cruda de cabra.
  • Comiendo verduras frescas contaminadas no lavadas adecuadamente.
  • Jardines y patios de juegos para niños con arenas contaminadas (el contagio requiere que se metan las manos en la boca sin lavar).
  • Bebiendo agua contaminada con ooquistes esporulados.
  • Ingiriendo directamente restos de heces de gatos infectados por Toxoplasma gondii que se encuentren en fase de eliminación de ooquistes y habiendo transcurrido a menos 24 horas después de la deposición.
  • La infección no se produce tocando o acariciando al gato. Los veterinarios que está en en contacto físico frecuente con los gatos no presentan una mayor seroprevalencia que personas con otras prefesiones.

Medidas que se deben tomar para evitar el contagio:

  • Comer siempre carne cocinada a altas temperaturas durante 10 minutos, o congelas las carnes a -20ºC durante dos días si se van a consumir poco hechas.
  • Lavar adecuadamente las verduras.
  • Beber sólo agua potable.
  • Guantes para manipular carnes y durante labores de jardinería.
  • Las bandejas de arena de los gatos deben limpiarse diariamente con una paleta. Para desinfectar la bandeja el mejor método es el agua hirviendo o el vapor a presión, pues los ooquistes esporulados son resistentes a muchos desinfectantes.

Las evidencias científicas disponibles en la actualidad demuestran que el contagio de toxoplasmosis de gatos a personas, incluidas mujeres gestantes, es altamente improbable siguiendo unas normas básicas de higiene. Por tanto se considera completamente injustificado el abandono o rechazo de los gatos en caso de un embarazo en la familia, aunque éste sea el consejo de algunos médicos.

*Texto extraído del artículo de Gemfe AVEPA toxoplasmosis, gatos y embarazo.

Publicado en Mascotas, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario